Ginocchio y Saadi piden proteger el hilado artesanal de la seda silvestre, una técnica ancestral

Sociedad 10 de octubre de 2019 Por
La diputada Silvana Ginocchio presentó un proyecto de ley para proteger, difundir y estimular “la técnica y saberes sobre la obtención, hilado y tejido textil artesanal de la seda silvestre nativa, practicada ancestralmente por artesanas de la Provincia de Catamarca”.

El proyecto es parte de la batería de iniciativas del bloque Elijo Catamarca destinadas a la promoción turística y cultural de nuestra provincia. Tuvo la adhesión del diputado y candidato a intendente Gustavo Saadi, además de los diputados Danilo Flores (PJ-La Rioja), Hernán Berisso (PRO-Buenos Aires) y Verónica Mercado (FPV-Catamarca).

Alude a la práctica artesanal tradicional, transmitida de generación en generación, del tejido de seda a partir del capullo producido por orugas de algunas especies de polillas y mariposas nocturnas, asociadas a árboles y arbustos de bosques nativos.

Se trata del capullo producido por orugas en el Departamento Ancasti, entre ellas la popularmente conocida como “coyoyo”.

El proyecto declara Patrimonio Inmaterial Cultural y Natural de la Nación en los términos de la ley 26.118, a la técnica y los saberes sobre esta producción ancestral. Y declara también de interés nacional su salvaguarda, difusión, promoción y desarrollo.

Entre otros puntos, la iniciativa pide proteger, estimular, promocionar y facilitar el conocimiento y práctica de la técnica de obtención, hilado y tejido de la seda silvestre; proteger y valorizar los bosques silvestres que son hábitat y sustrato alimenticio de las larvas de estas especies de polillas y mariposas con políticas activas que apoyen y promuevan la conservación, aprovechamiento y el uso sustentable de los mismos, en el marco legal vigente; fomentar la investigación y las publicaciones acerca de este Patrimonio Inmaterial Cultural y Natural, y la producción textil; impulsar acciones de cooperación y difusión regional e internacional; y jerarquizar el oficio de quienes practican la técnica, con perspectiva de género.

“La seda silvestre nativa utilizada para realizar hilados y tejidos es una materia prima de particulares y exquisitas características -dice el proyecto-, producida por polillas y mariposas, popularmente denominada purucha, pulucha, cuncuna, punpuna o coyoyo”. Sus capullos se encuentran en abundante cantidad, pendiendo de ramas de árboles y arbustos nativos, de donde son recogidos para luego ser procesados y convertidos en diversas piezas textiles de gran calidad y belleza.

Para realizar el proyecto, fueron consultadas como fuentes: el trabajo “Polillas y tejidos de seda en bosques nativos de Argentina – de Adriana Zapata y Graciela Jurado Cazaux, publicado en la revista de la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales Vol., 5 N. 1 marzo de 2018 (Universidad Nacional de Córdoba). El Proyecto “Seda Silvestre, Tesoro Escondido” realizado por Martina Cassiau, que propone una serie de acciones para reactivar la técnica de obtención de hilado y tejidos de seda nativa. Y el documental audiovisual “Pabla Romero, Legando Sueños” de Mariel Bomczuk.

“La provincia de Catamarca, afirmo, es el NORTE CERCA del país -dijo Ginocchio-, dueña de una rica tradición cultural proveniente del gran legado de los pueblos originarios que la habitaron, el aporte colonial y el contemporáneo que delinea nuestra identidad; y es aquí, donde reside el mayor atractivo y potencial para el turismo cultural, que busca disfrutar de rasgos distintivos, sean materiales, espirituales, intelectuales, como es el caso de las artesanías, cuyos procesos de creación fueron trasmitidos de generación en generación”.

“Seda del monte, tesoro escondido”

En el mismo sentido, la diputada había presentado otro proyecto de resolución para declarar de interés cultural el trabajo titulado “Seda del Monte, Tesoro Escondido” realizado por Martina Cassiau, desarrollado en la sierra de Ancasti.

Su objetivo es alertar sobre el olvido de las tradiciones y poner en valor esta expresión cultural propia de lugar el monte de Ancasti.

La propuesta -que se desarrolló entre los años 2016 y 2018- ganó los fondos concursables para la salvaguarda de Patrimonio Cultural Inmaterial de CRESPIAL-UNESCO a fines del 2016 y contó con el apoyo logístico de la Secretaría de Cultura, Secretaría de Turismo de la Provincia de Catamarca y la Municipalidad del Departamento Ancasti, Provincia de Catamarca, la Casa de la Cultura de Catamarca y la Universidad de Buenos Aires.

Valle Calchaquí D

Dirección y Redacción

Te puede interesar