“La Pachamama es mi madre”. Adentrándonos en el mundo de don Severo Chaile

Made in Calchaquí 10 de marzo de 2014 Por Redacción
Hoy en día se suele escuchar mucho la frase “volver a las raíces”, pero qué mejor que hacerlo de la mano de alguien que combina la vida simple con el respeto a la tierra, sin renegar del presente.

Don Severo Chaile, un hombre que es parte de la cultura, que vive la copla, el sol, la Pacha, que es mucho más rico que aquellos con dinero, pues tiene el don de amar y valorar la vida. Tal vez podamos nosotros algún día retomar el camino, sentir y respetar la tierra… y descubrir la verdadera riqueza.

Hoy en día se suele escuchar mucho la frase “volver a las raíces”, pero qué mejor que hacerlo de la mano de alguien que combina la vida simple con el respeto a la tierra, sin renegar del presente. Me acerco a la localidad de las Mojarras sabiendo que me iba a encontrar con un hombre que tiene su propio peso en la cultura de lo nuestro, de lo criollo. Habíamos acordado una hora, una tarde de viernes, y ahí estuve en la tranquilidad de un verano.

Don Severo Chaile me saluda y me pide que lo siga hasta una sala donde parece recibir a sus comensales. Una mesa con dos sillas, otra más distante con imágenes de santos y muchas velas enteras y a medio encender. Un retrato ampliado de su madre, una heladera nueva que rompe el momento y un reloj amarillo que marcaba las 19:35 hs. afuera un el ruido del silencio, cada 20 minutos se escuchaba que a lo lejos pasaba algún vehículo. De unos, aproximadamente, 1,90 metro de altura, corpulento, risueño y unas manos trabajadas que me aprietan entre la respetuosa bienvenida, me invitó a sentarme y sobre una silla de cuero escuché su grave voz.

-Soy coplero y lo tengo como un complemento de mi vida. Me desenvuelvo entre medio de los chicos, ellos son todo para mí, me gusta jugar con mis cuentos y ocurrencias. Siempre me llaman de escuelas para que les cuente a los alumnos y me pongo contento cuando los niños quieren hacer lo que yo, por ejemplo el primero de agosto o el martes de carnaval.

¿Por qué hace lo que hace? -Lo que yo hago es sometido en la sociedad. Canto lo que es de la tierra, de nuestras raíces, las defiendo. Lo que yo hago, no lo hace cualquiera, en cuestiones de ritos de cantar, de transmitir por medio del verso. Recuerdo que cantando en el rodeo, me interrumpe un hombre, luego de que el locutor ordenara el momento continúe con lo mío, pero cuando terminó mi papel, ese mismo hombre, (el que lo interrumpió) fue al costado del escenario y me preguntó“¿cómo hace para conjugar en el canto, el amor y el curanderismo?”. Yo había dicho la copla “Como me cura la chachacoma con un poquito de poleo, pero lo único que no me cura cuando pasan los días y no te veo”. Soy consciente de lo que hago.

¿Sus cuentos son ciertos? ¿Tienen algún significado? -No es grande mi repertorio pero sí sano, para mí lo más grande es el respeto por la mujer. La mujer es sagrada por eso para mí, mi madre es la virgen. Yo rescato las cosas que pasan en la región y recuerdo todo, como cuando un 17 de octubre de 1966 apareció en Santa María un hombrecito que le negaron comida y maldijo con tres días de piedra. Y así sucedió. ¿Quién recuerda que llovió en julio, tronando? Inusual acá pero me acuerdo de todo. Hay mucha gente que sabe más que yo, pero no se animan a trasmitir a la sociedad.

¿Cuándo comenzó a sentir lo que hacía? -A los 17 años empecé a descubrir esto, por medio de una voz. Fui único hijo, criado en la soledad, sufrimiento, pobre entre medio de la plata. Mis padres tuvieron mal oficio, eran leoneros, matadores de pumas, se iban dos días y yo quedaba entre medio de los guachos y las ovejas. En tiempo de tormentas, el rayo mataba las cabras y ellos pensaban que eran los leones en medio del cerro solitario. Un día mientras me secaba los pies, cayó un rayo que me dejó inconsciente y una voz me hablaba diciéndome que no debía ser como mis padres. Yo era persona para la sociedad… hasta que desperté conocí mucha gente, pueblos, lugares. Ese fue lo que me hizo salir de aquel lugar. Me acuerdo que yo mismo me presente al servicio militar en Jujuy. Andábamos de maniobra y en un momento un soldado cayó enfermo y pidieron trasladarlo. Fue en ese momento cuando me acordé de esa voz, invoque la oración al señor esa noche y lo cure, en la carpa que compartíamos juntos. Al día siguiente fue el primero en levantarse. “Deja tu redes y vamos… ” dijo Jesús, y yo hice eso, porque cuando volví a casa a ver a mis padres, las 3 mil cabezas que dejé no había nada. Nunca más vimos esa riqueza.

¿Cómo seguir a partir de eso? -Encontré mi compañera, tuvimos 4 hombres y 4 mujeres pero la pobre murió. Con el tiempo busque otra mujer para ayudar a criar mis hijos. Me volvía a casar y adoptamos 4 más, porque ella no podía tener. ¿…Sabe joven? nunca me sentí rico pero tampoco pobre.

¿Cuál es su relación con lo actual, con la tecnología? -Hay una frese que dice “hace la vista gorda y la oreja sorda” y para mí cada dicho tiene su significado. Es bruto, pesado llevarlo pero hay que saberlo manejar. No reniego de ella pero a la ciencia de Aquelarre nunca tuve la necesidad de arrimarme. Yo miro la luna, le dirijo la oración y ya sé si me voy a enfermar en el mes, o no. Si voy a tener dinero, o no. Veo la estrella mayor para saber si cambia el tiempo. Hay un algo en que creer. Me traen niños enfermos y yo solo invoco al señor y digo “Escúchame y cúralo, descarga tu fuerza sobre mis manos y ayuda a que esa persona se levante porque es mi hermano, por medio de la Pachamama, del sol y la Purguentísima (para él es la luna)”.

¿Cómo llevar la Pachamama y a Dios al mismo tiempo? - La Pacha es un ritual y la virgen María es una religión. Por eso a la primera la veremos en tiempos de rituales y la segunda en tiempo de religión, en misa. Se puede llevar las dos cosas tranquilamente. Yo rezo por quien necesita, para salvarlo, porque todos somos hermanos. Me siento feliz en llevar la religión, la creencia, en sentirme útil para la sociedad. A veces me vienen a buscar, pero me mi familia me dicen para que vas a ir si te hizo mal… pero me guío por la frase, “a quien te hizo el mal, hazle el bien”. Mi mamá no me dio hermanos y yo los tengo en la sociedad, son todos mis hermanos. La Pachamama es mi madre. Hace muy poco perdí a la que me trajo al mundo, pero cuando quería salir a algún lado, le pedía permiso a mi madre y a la Pacha. A ella no se la compra como muchos creen, y tampoco se la venera una vez al año sino todos los días porque es una creencia natural y ancestral.Desde la antropología descubrieron que ya la veneraban los aborígenes. Sacrificaban hasta sus propios hijos para venerar al dios tierra. Lo hacía en el lugar donde no podían llegar con sus pies, el cerro más alto que había; como el Chuscha. Al no poder llegar al lugar, sacrificaron a la mejor niña del valle. De ahí la reinita del Yokavil.

¿Qué le gustaría hacer o vivir de nuevo? Me gustaría volver a vivir aquellos momentos donde la tradición, el respeto sobre ellos, el traslado de imagen, los tres domingos del carnaval que empezaba con jueves de compadres ,viernes de comadre sábado de tentación y domingo, lunes y martes de carnaval y así hasta el entierro hasta el próximo año. Cuando el durazno está listo para ser cosechado.

¿Cómo se considera en nuestro valle? Soy un criollo nativo porque toco la caja y canto coplas, a diferencia del Coya que toca la quena. El canto es un don que uno tiene y la caja el ritual más apreciado de la región. No me lo quita nadie porque en cada golpe es un latido de corazón y eso me levanta el ánimo.

-Cuando de a poco iba finalizando el encuentro, ya el cielo había perdido la luz del sol y la electricidad jugaba lo suyo. Salí de aquel escondido lugar, pensando que si me quedaba hablando más, podía lograrse una interminable charla con un hombre que tiene mucho por decir y hacer. Un hombre que es parte de la cultura, que vive la copla, el sol, la Pacha, que es mucho más rico que aquellos con dinero, pues tiene el don de amar y valorar la vida. Tal vez podamos nosotros algún día retomar el camino, sentir y respetar la tierra… y descubrir la verdadera riqueza.

Te puede interesar