Ginocchio y Saadi reclaman a Buenos Aires la restitución de piezas arqueológicas de Andalgalá

Cultura 28 de noviembre de 2019 Por
La diputada Silvana Ginocchio, con el acompañamiento de Gustavo Saadi, presentó un proyecto de resolución para que el Poder Ejecutivo nacional “gestione y concrete” la restitución de 1.264 piezas arqueológicas catamarqueñas que están en poder de la Universidad Nacional de La Plata y del museo de Ciencias Naturales de esa ciudad.
Disco de Chaquiago

Las piezas corresponden a la llamada “Colección Lafone Quevedo” -entre las que se encuentra el emblemático “Disco de Chaquiago” o “de Lafone Quevedo”-, y se reclama restituirlas al departamento Andalgalá, Catamarca, su lugar de origen. En principio, se reclama la restitución de 61 de esas piezas que corresponden al patrimonio cultural y arqueológico de nuestra provincia.
El proyecto fue realizado con el aporte del licenciado en arqueología Claudio Caraffini y del director del Museo arqueológico Provincial de Andalgalá, David Álvarez Candal.
El reclamo es recuperar las piezas para establecerlas en el Museo “Samuel Lafone Quevedo” dependiente de la Dirección Provincial de Antropología, en Andalgalá, por ser la entidad que reúne las condiciones para recibirlas.
El nuevo pedido se suma a otros, que se acumulan desde hace años: la entonces senadora Blanca Monllau presentó reclamos en el Congreso en 2011 y 2014, el Concejo Deliberante de Andalgalá en 2014 votó un proyecto al respecto, y hubo otros varios requerimientos administrativos y proyectos de restitución elaborados por expertos en la provincia. Ninguno tuvo éxito. En los fundamentos del proyecto de Ginocchio se cita información histórica y se reproducen fragmentos de proyectos de restitución, notas, legislación nacional, provincial y municipal. 
El “Disco de Lafone Quevedo o Disco de Chaquiago” es una de las piezas más emblemáticas y valiosas para la arqueología de la provincia y la región, incansablemente reproducida en libros de historia sudamericana. Puede ser situada en los años 500 a 800 después de cristo. Es una placa realizada con la técnica de la “cera perdida” de 16 cm de alto y 10,7 cm de ancho y 3mm de grosor, de singular belleza. “Es una pieza (…) donde se observa un personaje central junto a dos felinos, uno en cada lado”, explica Caraffini.  
En 1890, Samuel Lafone Quevedo, nacido en Uruguay, graduado en la Universidad de Cambridge Inglaterra con el título de Master of Arts, y dedicado tanto a la explotación minera en la zona de Pilciao, Andalgalá, como al estudio de ruinas y materiales arqueológicos, especialmente de la zona de Andalgalá y Pomán, dio a conocer la famosa pieza de bronce que fue bautizada con su nombre. Si bien en un primer momento se interpretó que tenía origen incaico, en la actualidad, a través de una reinterpretación del disco, se lo asigna a la cultura de La Aguada. 
Las piezas arqueológicas reclamadas proceden del Departamento Andalgalá, donde fueron acopiadas a lo largo de casi 40 años. Esto puede corroborarse cotejando publicaciones, anotaciones, fotografías y descripciones de Lafone Quevedo como el “Catálogo Descriptivo e ilustrado de las Huacas de Chañar Yaco” (1892) “Londres y Catamarca (1888), “Viaje Arqueológico en la Región de Andalgalá 1902 -1903” – 1905 – “Tipos de alfarería en la región diaguito-Calchaqui”, 1908, entre otros.
Se afirma que la colección fue trasladada por el propio Lafone Quevedo a fines del s. XIX desde Andalgalá a la provincia de Buenos Aires, cuando ocupó el cargo del Director del Departamento de Lingüística en la Universidad de La Plata, donde ingresó luego como Director del Museo con el que genera un intenso vinculo.
El pueblo de Andalgalá reclama la recuperación y restitución de la Colección y el Disco, por considerarlos parte de su invaluable patrimonio histórico y cultural que debe encontrase al servicio, disfrute y uso educativo de generaciones presentes y futuras de su comunidad y de quienes la visiten.
Caraffini afirma que es imperioso: “…hacer visible la problemática de restitución de piezas arqueológicas que forman parte en la actualidad del Museo de La Plata (provincia de Buenos Aires), y que fueron extraídas de la provincia de Catamarca, específicamente de la zona de Andalgalá mediante excavaciones llevadas a cabo por diferentes expediciones y también por particulares desde finales del siglo XIX principios del siglo XX”.
En sus fundamentos la propuesta expresa: “los objetos arqueológicos en consideración tienen mayor funcionalidad social en del Departamento Andalgalá, puesto que se encontrarían al servicio de la comunidad que los reclama como objetos reivindicatorios de su identidad cultural milenaria” y que la restitución permitiría una descentralización del patrimonio cultural.
Andalgalá considera a esta colección de bienes arqueológicos parte del acervo cultural y patrimonial de su comunidad originaria, con un fuerte carácter identitario. Un invaluable patrimonio histórico y cultural que debe encontrase al servicio, disfrute y uso educativo de generaciones presentes y futuras de su pueblo y de quienes visitan el departamento.
“Es a través de este pasado donde se construye el futuro en el presente. Así las piezas arqueológicas como también los sitios son parte de un rico legado ancestral que las sociedades toman como propio para desenvolverse e identificarse en un mundo globalizado. Esta identidad se plasma mediante la apropiación y la concientización de un legado histórico que los convierte en sujetos portadores identidad” dice Caraffini.

Valle Calchaquí D

Dirección y Redacción

Te puede interesar