Manuela Pedraza, una escuela formando en la montaña

Educación 04 de agosto de 2015 Por
La escuela primaria Manuela Pedraza de la localidad de Los Corpitos, Tucumán, ubicada a la orilla de la Ruta Provincial 307, lleva el nombre de una tucumana que hizo historia como hoy lo hace esta institución educativa.
14-escuela-alta-(7)

Su directora, Zulma Nieva de Tapia, habló de la actualidad y dejó que el sentimiento de emoción la invada, al reconocer que junto a los docentes están haciendo patria.

Comentó en el primer trimestre fue de acomodo y con muchas capacitaciones las cuales tuvieron que llevarlas al aula y ponerlas en práctica para hacer valer el derecho a la educación de los niños “Si nosotros nos capacitamos, vamos a brindar un mejor servicio para una patria mejor”, dijo.

Cuentan con una matrícula de 33 alumnos en tres secciones. Los chicos asisten desde localidades que en general quedan a varios kilómetros como Los Corpitos, El Sauzal, Amaicha del Valle, El Infiernillo, Los Cardones. Muchos chicos viven a más de un kilómetro de la ruta por lo que tienen que caminar ese trayecto para luego tomar un colectivo que los llevará a la escuela.

Resaltó que si bien cuentan con instalaciones óptimas para dictar clases, hay veces que necesitan cambiar algún suplemento de aberturas, mantención de la misma y no tienen nadie cerca para asistir. Por eso acuden mucho a los padres de los chicos quienes trabajan temporalmente, debido a que no cuentan con una cooperadora. 

Es difícil hacer llegar a los padres a la escuela, por las distancias que hay. “Al funcionar en el horario de la mañana,  los padres trabajan cuidando sus ovejas o cabritos y les dificulta mucho llegarse a la escuela. No exigimos porque sabemos las necesidades que ellos tienen, expresó y agregó que a veces, al no lograr la llegada de los padres, los docentes sienten un fracaso por ello.

Actualmente falta cubrir las áreas de religión y tecnología. Sobre esta última materia, resaltó lo importante de la enseñanza porque la misma sociedad demanda jóvenes que sepan de la actualidad tecnológica, por lo que siguen a la espera de la designación.

 

Tal como sucede en las escuelas de alta montaña o de lugares inhóspitos, los docentes no solo imparten conocimientos, sino que forman una relación que trasciende lo pedagógico.

Esto se notó a flor de piel en el momento en se le preguntó a la Directora sobre sus sentimientos en ese lugar, en medio de las montañas, mientras se educa haciendo patria. “Uno recibe el cariño de los chicos y me dije que tenía que formar al niño sin importar el contexto donde esté, para que sea el futuro presidente de los argentinos y eso me quedó grabado por lo que ¡tengo que dar lo mejor de mí!” añadió.

 

Recuperando la identidad originaria

Por otro lado, la directora manifestó que desde la escuela también están trabajando para que los alumnos sientan el orgullo de pertenecer a una comunidad originaria.  

Para ello, a diario se decreta un ¡Jallalla! Esta palabra tan significativa para las comunidades originarias, expresa esperanza, satisfacción y agradecimiento por la vida.

“La idea es mostrar al otro lo que somos a través de la oralidad. Es un saludo que se institucionalizó luego de saludar con el “Buen día”,  pero además de recuperar aquellos vocablos que se manejan en el contexto familiar y local” explicó Nieva.

Y así con ese ¡Jallalla! de cada día que nos denota fuerza, júbilo, alegría, es una buena manera de empezar el día. Lo mismo con la venidera ceremonia a la Pachamama prevista para el 1 de agosto que invita a recuperar los rituales ancestrales.

 

Proyecto del Bicentenario

El docente de Plástica, Prof. Héctor Fabián Vanegas, de la escuela primaria Manuela Pedraza de la localidad de Los Corpitos busca agrandar el proyecto inicial para recordar una fecha sumamente importante para la Argentina; el bicentenario de la Independencia, en 2016.

Contó que el proyecto de construir una bandera en lo alto del cerro, surgió años atrás con profesores de educación física. Pero esa idea pretende otro proyecto identitario, como patrio. “Queremos construir, de manera lineal,  el frente de la Casa de Tucumán. Estaría al lado de la bandera donde también pondríamos la fecha de los 200 años de la declaración de la Independencia” dijo.

Esto se acompañaría, en caso de llagar con el tiempo, de un mural que se pintará en el ingreso a la escuela la cual será un ingreso a conocer más sobre la historia como de la escuela misma.

Comentó que a los chicos les gusta realizar este tipo de trabajos, donde mueven piedras, limpian el terreno. Pero esos trabajados recién se comenzarán a realizar una vez pasado el frío debido a que en la zona las temperaturas de invierno son muy bajas.

Remarcó el acompañamiento de la dirección para concretar estos proyectos educativos. “La disposición en cuanto a tiempo, para  trabajar con otros docentes también hay una buena predisposición”, dijo.

Detalló que la actual bandera y la frase “Viva la Patria” está construida todo de piedra del mismo lugar. Cada letras miren alrededor de 2 metros de alto por 80 centímetros de ancho, mientras que la bandera tiene 15 metros de largo por 4 de ancho.

De esta forma con la perspectiva e inclinación, a lo lejos, ya se la puede identificar con los colores celesta y blanco símbolo patrio por excelencia.