Doña Lastenia Aguilar, es la Pachamama 2019

Amaicha 04 de marzo de 2019 Por
Conocida en Amaicha como "Doña Nena", Lastenia Aguilar reemplazará a Gregoria Navarro, quien fue Pachamama durante el 2018.
pachamama 2019 lastenia aguilar

Amaicha del Valle es una romería inundada de tucumanos y turistas con ánimos dispuestos a la diversión. La Fiesta Nacional de la Pachamama, que comenzó el jueves y que este año alcanza su 72 edición, genera ese clima que la lleva a consolidar como una de las celebraciones autóctonas más convocantes del noroeste argentino. En estos días concentra a miles de visitantes de distintos puntos de la provincia y el país. La festividad, que se desarrolla frente al anfiteatro comunal, se prolongará hasta mañana.

Ayer, en medio de la majestuosidad de los cerros, un cielo despejado y una jornada cálida, se rindió culto a la Madre Tierra y se proclamó a su nueva representante. Así, resultó ungida Pachamama 2019 doña Lastenia Aguilar, de 82 años. Doña Nena, como se la conoce en el lugar, reemplaza a Gregoria Navarro, de 80 años. “Mi responsabilidad ahora será la de promover las buenas costumbres que heredamos de nuestros ancestros. No hay que dejar que las nuevas generaciones olviden conocimientos que hacen a la identidad de nuestro pueblo”, dijo.

El trabajo en la tierra, las artesanías, las producciones de dulces y otros alimentos, tienen aún en doña Nena a una de las más expertas originarias de Amaicha. También se la reconoce como una coplera virtuosa. “Los jóvenes tienen que conocer sobre los yuyos y sus virtudes para curar enfermedades. También deben aprender a cultivar y preparar arrope, dulces de durazno, membrillo y de patay, que se lo hace con algarroba”, opinó la octogenaria. Aunque tradicionalmente se elige como Pachamama a la vecina de más edad en el pueblo, Lastenia no lo es en esta ocasión, ni tampoco lo fue Gregoria. “Aquí hay copleras de más de 100 años. Sin embargo se resisten a convertirse en representantes de la Madre Tierra por la responsabilidad que implica. Sucede que tienen que viajar constantemente en representación de la comunidad y también hacer algunas gestiones a favor de todos. Y no se sienten ya dispuestas para esos trajines”, explicó Pastor Avalo, miembro del Consejo de Ancianos, a cargo de la elección de la Pachamama, a La Gaceta

Comidas y diversión

Cientos de puestos de comida, artesanías y otros productos, se exhiben a lo largo de la calle que nace en la plaza y conduce al predio de la fiesta, en un paseo de 200 metros. El tributo a la Pachamama se inició ayer al mediodía con la presencia de autoridades provinciales y locales, encabezadas por el comisionado comunal y cacique Eduardo Nieva. “Pachamama kusilla, kusilla (ayúdame, ayúdame)”, gritaron los presentes cuando apareció doña Nena en el amplio escenario levantado en el lugar. La octogenaria los bendijo e imploró por el bienestar de todos. Después se le rindió tributo a la Madre Tierra en la apacheta levantada en el escenario. Ahí se realizó la entrega de ofrendas.

El cacique Nieva, al evaluar esta nueva edición de la Fiesta Nacional de la Pachama, dijo que es alentador el progreso que revela en los últimos años. “Desde el viernes hasta ahora, el pueblo estuvo colmado de visitantes y esto representa ingresos genuinos para nuestra gente”, dijo. Apuntó que ese desarrollo va de la mano con el que está logrando la comunidad gracias a la gestión de los integrantes de la comunidad originaria. “Estamos logrando agua potable para toda la gente del valle, pero resta optimizar el líquido destinado a la producción. Faltan pozos y hay que lograrlos si queremos apostar a mejorar la generación de trabajo”, añadió. La novedad más importante que presenta Amaicha del Valle en el terreno de la comunicación es la alta calidad de señal de internet que tiene desde hace unos meses. Esto es posible merced al beneficio que consiguió a través de un programa nacional destinado a comunidades originarias que lanzó la institución a cargo de la Arsat.

Hubo desfile de agrupaciones gauchas y de carrozas alegóricas. Doña Nena encabezó la marcha acompañada de la Ñusta (que representa la juventud), el Yajstay y el Pujllay. La fiesta comenzó a adquirir efervescencia entre el gentío que se divertía arrojándose harina o nieve en aerosol. Durante la noche, por el escenario del predio de la fiesta desfilaron folcloristas locales, provinciales y del país.

 

Valle Calchaquí D

Dirección y Redacción