La Junta Evaluadora de Discapacidad centró su atención en la Posta de Loro Huasi

Sociedad 09 de octubre de 2018 Por
A partir del mes de octubre, la Junta Evaluadora de Discapacidad, atiende exclusivamente en Loro Huasi. También se informó sobre casos denegados en Santa María.
DR CARLOS PERALTA

El Dr. Carlos peralta, acompañado de la Psicóloga Eugenia Ramos y la Trabajadora Social Carina Chocobar están a cargo de la Junta Evaluadora de Personas con Discapacidad, que  su vez depende de la Dirección Provincial de Discapacidad de Catamarca. “Nosotros tenemos la función de evaluar a todas aquellas personas que, producto de una enfermedad, hayan presentado secuelas y que esas secuelas les impiden desempeñarse normalmente. Nuestra función es evaluar en base a historia clínica y estudios complementarios si esa persona, con esa lesión, cumple con los requisitos para justificar y otorgar el certificado de discapacidad CUD (Certificado Único de Discapacidad)”, explicó Peralta.

Cabe recordar, que primariamente, la recepción y toda la parte informativa estaba funcionando en Desarrollo Social, ahí los pacientes llegaban, recababan la información necesaria y presentaban las carpetas junto a la documentación necesaria para tramitar el certificado. Una vez que cumplimentaban esos requisitos, se les otorgaba un turno, para una evaluación la que se llevaba a cabo en la Posta de Loro Huasi, y posteriormente una vez que, de acuerdo a esa evaluación certificaba o no, en el Hospital Regional Luis Alberto Vargas, se le otorgaba un Certificado de Discapacidad o una Denegatoria.

Debido al sistema, esto entorpecía un poco el trabajo, así que se decidió unificar todo en un solo lugar. Es por ello que a partir del mes de octubre iniciaron las actividades, centrando todo en la Posta de Loro Huasi, es decir que ahí se llevará a cabo, la recepción de carpetas, la información hacia los pacientes, la evaluación y la entrega de los certificados, todo en el mismo lugar.

Luego de que el gobierno nacional, determinara a través del Decreto N° 432/97, la suspensión y caducidad de pensiones no contributivas por invalidez, Peralta detalló cuáles son los pasos a seguir.

En este sentido, expresó que las pensiones fueron otorgadas en razón de una discapacidad, “lo que vio el ANSES hoy en día, es que hay personas que tienen pensión por discapacidad, pero no cuentan con el certificado, que es lo que avala que esa persona es discapacitada.

Esa es la causa por la que el ANSES ha llevado a cabo la suspensión momentánea, transitoria de todas las pensiones que no cuenten con el certificado de discapacidad, hasta que esa persona sea evaluada y ver si realmente presenta o no una discapacidad.

ANSES inicia la suspensión del pago de esa pensión y la notificación a cada una de las personas para que asistan a la oficina de discapacidad y acrediten su condición de discapacitados, presentado su historia clínica y todos los estudios complementarios que lo avalen.

Hasta la fecha, son numerosas las personas  que vienen con una supuesta discapacidad, que a la hora de la evaluación se corrobora que no es así. En ese caso se le hace una denegatoria, es decir, no se le otorga el certificado”, detalló el profesional.

Cabe destacar que las personas a las que se les denega cierta discapacidad, en su mayoría son gente adulta. “Con niños hay cierta connivencia, por ejemplo, un niño que nace con una cardiopatía congénita, no se va a desarrollar, no va a tener las mismas capacidades que un niño normal, pero en un determinado momento ese niño es operado y gracias a esa cirugía puede desarrollarse como un niño normal. Es decir que este niño hasta el momento de la cirugía, o un año posterior a esta, puede ser considerado discapacitado, pero una vez que supera la rehabilitación y pos operatorio en forma satisfactoria, ya no le corresponde la pensión porque ya recobró sus funciones con normalidad.

Eso es lo que le cuesta entender a la gente. En los niños, salvo aquellos con Síndrome de Down, que sabemos que es una anomalía genética, que no se va a revertir con los años, el niño nace y muere con esta anomalía. Muchas veces dependiendo del estímulo que ese niño reciba, puede desenvolverse, pero para ello es de gran ayuda el certificado de discapacidad, porque eso le va a permitir una mejor integración en la escuela, una mejor rehabilitación y en estos casos es fundamental que cuenten con certificado de discapacidad”, aclaró.

Peralta diferenció los casos de discapacidad, para que la sociedad pueda entender que hay casos que no ingresan en este sistema. “Lo que cuesta es que la gente entienda que enfermedad no es sinónimo de discapacidad, una persona puede tener diabetes, necesitar ir a controlarse en Catamarca todos los meses, viajar, gastar en medicamentos, en boleto, y la gente lo que viene buscando aquí es una ayuda económica, para solventar esos viajes y esos gastos, porque muchos no tienen.

El certificado de discapacidad, no es para cubrir esa necesidad, si bien la persona tiene la enfermedad, pero todavía no le ha originado ninguna secuela. Puede estar enfermo pero, tomando la medicación correspondiente, puede desempeñarse medianamente normal, puede trabajar, hacer tareas de esfuerzo.

Si esa enfermedad al cabo de unos años le va dañando los órganos y por ej. deteriora su vista severamente, en ese caso la enfermedad le ha ocasionado una secuela, y ahí le genera una discapacidad, porque esa persona que perdió la vista ya no se puede desempeñarse de forma normal. O bien si esa enfermedad daña los riñones y llega un momento en que necesita diálisis, ya depende de un aparato de diálisis para vivir normalmente. Entones en ese momento sí está discapacitada, pero mientras no ocurra esa situación, esa persona no se considera discapacitada”, detalló.

Sobre los casos que se denegan por la inexistencia de una discapcaidad, el profesional resaltó que, muchas veces el entorno socio económico empuja a la gente a solicitar ayuda y a veces es más de la que se puede otorgar, “mientras los estudios corroboren que no tiene una secuela, no se le puede dar. Para esas instancias existen otras alternativas como ser servicio social, desarrollo social o ayudas sociales”, aclaró.

Los horarios de atención de la Junta de Discapacidad en la Posta de Loro Huasi es de lunes a miércoles de 8 a12 y viernes de 14 a 18. En esos horarios pueden concurrir a recabar información, a buscar los requisitos o bien si ya cuentan con todo, apersonarse con su carpeta para que se les otorgue un turno para la entrevista correspondiente.

 

 

 

 

Valle Calchaquí D

Dirección y Redacción