Tomás y su familia, esperan el milagro

Sociedad 22 de agosto de 2018 Por
Tomás Flores, el bebé de cinco meses oriundo de San José, está en emergencia nacional por un corazón y espera junto a su familia, que un milagro llegue.
Tomás Franco FLores

Tomás Flores de apenas cinco meses, se encuentra en el Hospital Italiano, Buenos Aires, a la espera de que pueda ser transplantado.

A sus siete meses de gestación, en un estudio de rutina, se detectó que tenía una cardiopatía congénita. Esto llevó a que sus padres viajen de inmediato a Buenos Aires, para que su madre fuera atendida en el Hospital Italiano.

Allí comenzó el trabajo de los médicos por salvar su vida. Tomás tuvo que ser intervenido en el vientre de su madre y a sus cinco meses de vida ya fue sometido a siete cateterismos. A los tres meses sufrió un paro cardíaco del que se recuperó favorablemente, pero no es mucho más lo que se puede hacer, sino quedar a la  espera de un corazón, para que pueda ser transplantado.

Al nacer le diagnosticaron estenosis aórtica, que se complicó con el desarrollo del bebé al punto que su salud puede mejorar únicamente con un trasplante. Actualmente se encuentra en emergencia nacional, a la espera del órgano que le salvará la vida.

Las prácticas realizadas no lograron revertir el cuadro clínico de Tomás y las complicaciones generaron la necesidad del trasplante, por lo que su familia inició una campaña en las redes sociales para concientizar sobre la necesidad de donar órganos.  

“Al inicio se le realizó una cirugía cuando estaba en la panza de su mamá para intentar salvar el ventrículo izquierdo, dos semanas antes de que naciera. Nació el 5 de marzo y a los dos días le hicieron el primero de siete cateterismos. Lo principal que tuvo él fue una estenosis aórtica, de eso derivaron varias cosas. Si no se hubiese hecho la intervención a los siete meses, él hubiese tenido un corazón hipoplásico, lo mismo que tuvo Fermín. Lograron salvarle el ventrículo pero no curarlo del todo y se fue debilitando, al punto de que su corazón necesita un trasplante”.

La familia de Tomy mantiene la esperanza de conseguir “el milagro” que le permita mejorar su condición de vida.

 “Tomas está en emergencia nacional, debe ser el bebé más chiquito, conseguir un corazón para un bebé tan chiquito es muy complicado, Tomy necesita un donante de peso similar al de él. Si ya hubiere un donante, ya se podría operar, es cuestión de esperar. Si el bebé comienza a empeorar, no se puede hacer ninguna cirugía, no se lo puede ayudar con nada, solo un corazón lo va a salvar”.

“Tomy se ríe todos los días, se despierta y nos regala una sonrisa que nos fortalece. Está lleno de vida”, con la esperanza de un milagro.

Valle Calchaquí D

Dirección y Redacción