La tasa de mortalidad materna bajó de 10.6 en 2016 a 1.5 en 2017

Sociedad 03 de julio de 2018 Por
Según datos oficiales del Ministerio de Salud provincial que ya fueron enviados a Nación, la tasa de mortalidad materna del año 2017 fue de 1.5. Estos datos están siendo procesados por la Dirección de Estadística e Información de Salud (DEIS), explicó la directora de Maternidad e Infancia, Dra. Analía Tomassi.
mortalidad materna

“Nos encontramos con la difusión de los datos que abarcan solamente el año 2016. Justamente en ese año tuvimos un pico en la mortalidad materna que dio una tasa de 10.6 sobre 10 mil nacidos vivos. En provincias como la nuestra, con pocos partos, una o dos muertes más que otro año puede duplicar o triplicar la tasa. Para poder hablar de tendencia y amortizar los picos, se trabaja con tasas de periodos más largos”, explicó Tomassi. De hecho, desde el Ministerio de Salud provincial, se procesaron los datos  del quinquenio 2007/2011, en el que la Tasa de Mortalidad Materna era de 7,8  cada 10 mil nacimientos y los del quinquenio 2012/2016 en el que la tasa fue de 4,2. En el año 2017 fue de 1, 5.

Para más aclaración sobre las cifras del año 2016, la directora expresó que “en el número absoluto fueron 7 las muertes maternas totales y la tasa es de 10.6 para una media nacional de 3.6. Esto tiene que ver con que la mortalidad materna tiene un comportamiento oscilante. Si tomamos para analizar los últimos 5 años, por ejemplo, tenemos que veníamos bastante tranquilos. El pico anterior fue en 2011 con un 7.5%. O sea que se mantuvo los últimos 5 años alrededor de 3 como la media nacional y en ese año (2016) se disparó. De esas 7 muertes maternas de 2016, 4 fueron por complicaciones relacionadas con aborto y ninguna fue adolescente, todas eran mayores de edad.” Además, la Dra. relató que la mayoría de estas pacientes fueron derivadas desde el interior provincial.

A partir de esos datos se generan estrategias de planificación para trabajar en la disminución de estos números. “Lo que logramos en 2017 fue una disminución amplia de la mortalidad materna. En ese año tuvimos una sola muerte que significa una tasa de 1.5 y, en lo que va de 2018, tenemos dos muertes maternas”, dijo la directora materno infantil.

La planificación de acciones es a corto, medio y largo plazo; entonces, el análisis no solo es del año anterior, sino que se toman los datos de los últimos 5 años. “Si nosotros nos paramos en 2018 y tomamos los datos de 5 años atrás, vemos que el único pico fue, justamente, en 2016. Nosotros llegamos al Ministerio con el dato inmediato del 2016 y estamos firmemente abocados a trabajar sobre la mortalidad materna y las complicaciones agudas post evento obstétrico. En el año 2017 hemos trabajado fuertemente en dotar de equipamiento y en la capacitación de urgencias y emergencias en obstetricia para capital y el interior. El 100% de las obstétricas han sido capacitadas además de otros profesionales de los cinco hospitales de Nivel 2 (Recreo, Tinogasta, Belén, Santa María y Andalgalá). Justamente, por todo ese trabajo es que empezamos a ver los cambios en los números. Por supuestos que la meta es que haya cero muertes, pero este descenso ha sido muy importante, no podemos pasarlo por alto”, aseveró Analía Tomassi.

En relación a las razones por las que Nación aún no difundió los datos de 2017, Tomassi explicó que “probablemente, Nación esté procesando ahora los datos de 2017. Es más fácil para nosotros porque los tenemos in situ y los analizamos de inmediato, pero a nivel nacional se tarda un poco más. La denuncia ante las autoridades de cada muerte materna es inmediata, pasa que obviamente hay un tiempo de análisis que para Nación es más largo porque toma todos los datos del país. Lo más importante es entender que ese año (por 2016) fue el pico del período, que antes y después  estamos en la media nacional. Sin embargo, estamos trabajando muy duro para bajar esas tasas.”

Datos de embarazo adolescente

 En cuanto a las cifras que hablan del embarazo adolescente, la Dra. aclaró que “para 2014 teníamos el 24%, por eso decimos que 1 de cada 4 embarazos, era adolescente; ubicando a Catamarca como una de las primeras cinco provincias con mayor porcentaje de embarazo adolescente. Desde ese punto partimos y, lo cierto es que ese número empezó a descender. Para el año 2017, ya teníamos el 19%.”

 A pesar de esa importante disminución, sigue siendo alarmante la cantidad de embarazos de adolescentes. “Esos datos nos sirven para planificar acciones. Estamos trabajando a full desde el programa Escuelas Saludables con adolescencia y salud sexual. También sumamos las acciones del Plan Nacional para reducción de embarazo adolescente no intencional (ENIA). Es un programa nacional interministerial que está relacionado con Educación y Desarrollo Social y ya se encuentra trabajando en la capacitación de las personas que van a trabajar desde Salud asesorando a Educación”, terminó la directora Tomassi.

Valle Calchaquí D

Dirección y Redacción