El Concejo Deliberante de Cafayate aprobó la utilización de las ganancias de Serenata sin revisar ni aprobar el balance

Cafayate 07 de junio de 2018 Por
Autorizaron la compra directa de un camión compactador. Ocurrió en la última sesión del jueves de la semana pasada.
concejo cafa

 

El Concejo Deliberante cafayateño aprobó el jueves pasado la compra directa de un camión compactador a pedido del ejecutivo municipal, que exigió rápido tratamiento a dicha compra argumentando un posible daño a la economía municipal por el contexto nacional.

Nadie explicó durante la sesión porqué aún no se analizó el balance de la Serenata a Cafayate el que fue enviado por el Intendente en el mes de Abril pasado y sigue sin ser aprobado o rechazado.

Almeda argumentó que la movida financiera que afectó la economía del país las semanas pasadas, podría afectar la utilización de los fondos y esto hizo que pidiera tratamiento urgente para la compra directa de un camión compactador poniendo en aprietos a los concejales que demoran el análisis del balance de Serenata y decidieron aprobar la compra sin saber si la rendición enviada por el ejecutivo está bien hecha o tiene cuestionamientos.

La autorización de la compra del camión deja en falso a los concejales que aprobaron esa medida ya que ahora se les dificultará cuestionar el balance, si es que tuvieran que hacerlo, porque ya votaron para que esa plata se gastara sin saber si esos fondos están correctamente rendidos. 

La votación  

La compra directa se autorizó con los votos de los oficialistas Adrián Torres y Gabriel “Nene” Corregidor y contó con el sorpresivo apoyo de los radicales Daniel Guantay y el otrora crítico de la gestión almedista, Rodrigo “Toti” Chocobar. Estos dos últimos votos generan incertidumbre ya que a comienzo del periodo legislativo supieron anunciar mayor control al ejecutivo municipal, pero terminaron aprobando un gasto de fondos que aún no tienen aprobación, y tanto o más grave, a través de compra directa, mecanismo que en otras oportunidades el concejal Chocobar criticó duramente.

Ariel Barroso no votó porque en ese momento presidia la sesión ya que Rita Guevara dejó la presidencia para defender un proyecto de su autoría para que los fondos se inviertan en arreglar calles, consiguiendo solo el voto de ella.

Por su parte la Concejal Patricia Castro no votó, aunque se supo que se oponía a la compra del camión hasta tanto no esté aprobado el balance de la Serenata. Este caso es muy particular porque ella dijo después de la sesión que su intención era abstenerse, pero que Rita Guevara interpreta que en el Concejo de Cafayate no existe la posibilidad de abstenciones, convirtiéndolo en el único cuerpo colegiado del país, y quizás del mundo en el que no existe esa opción para quienes  no quieren votar en positivo o negativo.

El proyecto y fondos extraños

Fernando Almeda envió al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza pidiendo la compra directa la que se trató el jueves 24 de Mayo. Pero antes, en la reunión de Comisión del martes 22, se hizo presente el Secretario de Obras Públicas, Ignacio Carón, para presionar por la inmediata sanción de la ordenanza argumentando el vencimiento de una oferta de venta por parte de la empresa beneficiada con la compra directa valuada en más de dos millones de pesos.

Las dudas surgieron en ese momento respecto de donde saldrían los fondos faltantes para completar la compra ya que según el informe del ejecutivo municipal, la Serenata a Cafayate 2018 tuvo una ganancia de $1.642.103,53.

Allí apareció una gran sorpresa, ya que funcionarios del área de finanzas dieron a conocer que existen $400 mil de las ganancias de la Serenata del 2017 que, según parece, no estaban depositados en ninguna cuenta y de lo que nunca se informó al Concejo.

A pesar de las dudas que surgen de esa extraña aparición de fondos y de la aún más extra forma de tenerlos guardados, pues si no estaban depositados, la pregunta es ¿donde estuvieron hasta ahora?

Todo muestra que nada de eso le pareció extraño a los concejales que decidieron aprobar la utilización de los fondos en una nueva compra directa, por encima de los montos autorizados por las leyes en vigencia.

Fuente: RadioCafayate