Aislamiento social: no paralizarnos ante el miedo  

Sociedad 17 de marzo de 2020 Por Valle Calchaquí D
“El aislamiento social, en el contexto actual es una norma a respetar, porque tiene que ver específicamente con una acción preventiva.
SM-Bogomolny (1)

Luego de la conferencia de prensa en la que se actualizó la información epidemiológica de la provincia, la secretaria de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud, Judith Bogomolny dialogó con los medios. El tema central fueron los indicadores emocionales y sus implicancias; surgidos a partir de las medidas de aislamiento social que decretó el Gobierno Nacional.

¿Por qué el aislamiento social?

“El aislamiento social, en el contexto actual es una norma a respetar, porque tiene que ver específicamente con una acción preventiva.

Cuando escuchamos la palabra aislamiento nos da miedo, nos asustamos porque pensamos y la asociamos inmediatamente con el encierro, y en realidad lo que tenemos que hacer, desde la responsabilidad social es cumplir con lo que nos pide el equipo sanitario local y nacional. Desde este compromiso individual, como parte de una sociedad, el mensaje de ‘no estamos de vacaciones’ cobra real importancia en el concepto de cuidarnos entre todos y cada uno.”

¿Por qué causa temor el aislamiento?

“Primero, porque es algo desconocido, es algo inesperado y genera mucha confusión. Elegimos quedarnos con la rutina que ya tenemos y cuando nos dicen que debemos hacer un cambio en esa rutina, nos da miedo. Nos preguntamos, por ejemplo: ¿Qué voy a hacer en casa con este tiempo? Siempre falta tiempo y, ahora que lo tenemos, no sabemos qué hacer y nos resistimos naturalmente como seres humanos, en nuestra condición de seres sociales.

Lo que podemos hacer es pensar como acomodamos el nuevo esquema. Mantener la calma, y afrontar  el desafío de hacerlo juntos. Tratemos de hacer lo mejor posible adecuado a nuestra realidad, a nuestra cultura y a nuestros tiempos”.

¿Qué debemos hacer ante el exceso de información?

“El concepto de responsabilidad es transversal a todas las conductas humanas. Estamos consumiendo masivamente un exceso de información, entonces lo ideal es seleccionar esa información. Los datos oficiales son aquellos de los que tenemos que nutrirnos para saber cómo actuar en este contexto de emergencia sanitaria. Y, si no sé cómo;  pregunto y actúo solidariamente tratando de acceder a información segura y fidedigna brindada en medios y redes oficiales”.

“Si yo soy una mamá y en mi grupo de WhatsApp de madres recibo una información de origen desconocido o incomprobable y la replico y viralizo, sin detenerme a reflexionar, estoy expandiendo un virus que hace muchísimo daño.  Estas conductas impulsivas tienen consecuencias emocionales severas, ya que confunden y desorganizan y lo que se intenta es devolver el control y la tranquilidad que hasta hace poco tiempo nos daba la rutina diaria.  Hay que saber elegir y sino aprender a elegir,  el tema es no paralizarnos ante el miedo y siempre, actuar responsablemente pensando también en el otro”.   

Valle Calchaquí D

Dirección y Redacción

Te puede interesar