“Los chicos regresaran a sus hogares con una visión diferente de la vida"

Educación 28 de octubre Por
Elba Gutiérrez, de la Escuela N°705 Abel Acosta, está convencida de que sus alumnos “maduraron un poco más”, tras vivir la experiencia de su viaje de egresados en el CIIC. Esta semana, cerca 300 egresados de sexto grado disfrutan una semana totalmente gratis en las emblemáticas instalaciones.
ESCUELA N°705 ABEL ACOSTA - SANTA MARIA - 21 COPIAS

Las risas, los juegos y la diversión ganaron todos los rincones del Centro de Integración e Identidad Ciudadana por cuarto año consecutivo. Desde que el Gobierno que conduce Lucía Corpacci lanzó el Programa gratuito “Jugamos, Aprendemos y Compartimos Nuestras Cosas”, cerca de 300 alumnos egresados del sexto grado de escuelas provinciales de Tinogasta, Santa María, Andalgalá, Valle Viejo y Capital disfrutan de su viaje de egresados esta semana en las emblemáticas instalaciones del Centro de Integración e Identidad Ciudadana, ex - hotel Sussex, que se encuentra bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social.

Sus ojitos rasgados y su tez color de tierra de destacan entre muchos, pero vencen su timidez entre ellos, aún bajo la celosa mirada de sus maestros coordinadores. Ellos son los egresados de la Escuela N°705 Abel Acosta de Santa María. Elba Gutiérrez, la seño a cargo de la delegación, destacó que la visita al CIIC “me sirvió para que ellos maduren”, aseguró con ternura de madre además de mostrarse muy conforme con el esmero que el equipo del CIIC en cada uno de los detalles y atenciones para con los chicos. “Varios de mis alumnos llegaron al CIIC siendo muy dependientes de sus mamás, hubo algunos que hasta lloraron la primera noche porque las extrañaron, y no sabían ni doblar su ropa pero les pudimos enseñar de hábitos de higiene, de colaborar en la limpieza ya que les explicamos que nos cedieron este lugar y nuestra forma de colaborar es tener limpia la habitación y respetar a los profes, los horarios de las comidas, estar sentados en la mesa. Es por eso que valoro las enseñanzas que se llevan: tener el sentido de la responsabilidad y los hábitos de limpieza, de higiene personal, el respeto, de ser agradecidos y de independizarse. “, dijo la seño Elba afirmando también convencida de que ésta es una manera de decir que sus alumnos “han crecido, porque hay chiquitos muy dependientes de sus mamás. Aquí han aprendido y  regresarán a sus hogares con una visión diferente de la vida. Esto les sirve para su vida, para empezar a ser independientes, que es muy importante. Me parece genial todo lo que hacen por los niños”, aseguró la docente esbozando una sonrisa de gratificación.

 

Controles de salud

En su exitosa cuarta temporada, los egresados de sexto grado se alojan en confortables habitaciones con baño privado, AA y  agua caliente, mientras que se realizan diversos controles médicos con el fin de cumplimentar los requisitos de ingreso para su ingreso en el nivel superior siguiente. AsÍ, y al finalizar cada semana, los huéspedes del CIIC abandonan las instalaciones portando su nueva Libreta Infanto-juvenil junto con todos los resultados médicos obtenidos.

En este sentido, la seño Elba aseguró que hay muchos papás que no tienen la posibilidad de realizarles los controles médicos que aquí se realizaron. “Queremos felicitarlos por esta atención y la ayuda que le dan a los papás de conocer el estado de salud de sus hijos, en especial en casos que se detectaron de algunas patologías como el sobrepeso”, dijo tras asegurar que gracias a un control exhaustivo de salud, “los papás van a saber si tienen que hacer interconsultas con otros especialistas, muy positivo para la salud de los chicos y para que puedan rendir bien en su aprendizaje”, explicó.

Este viernes, los pasillos se volverán a quedar en silencio y vacíos hasta que la próxima semana una nueva delegación de egresados llegue cargada de energías. “Nos vamos muy agradecidos por todo lo que nos ofrecieron, los chicos en todo momento estuvieron muy bien atendidos, es la primera vez que vengo, los chicos no se quieren ir y yo tampoco, estamos tan bien servidos en todo, estamos lejos de casa pero dejamos todo por la atención de los chicos. Nos volvemos contentos y con ganas de volver”, dijo sonriente la maestra mientras se le servía su exquisito almuerzo en el comedor del CIIC.

Te puede interesar