La usurpación intentaría apropiarse de las 32 hectáreas antes que asuman los nuevos concejales

Cafayate 20 de octubre Por
El tema vuelve luego de más un año de silencio. La idea es que el tema no llegue a ser tratado por los electos este domingo. Otra vez el foco vuelve a estar sobre el Concejo Deliberante y la empresa usurpadora.
32 has

Pasó largo tiempo desde el fracasado intento de imponer un documento espurio que Pernod Ricard denominó “convenio” y con el que intenta apoderarse de las 32 hectáreas del pueblo de Cafayate que usurpa hace más de 20 años.

En los últimos días se supo que la empresa usurpadora sigue intentando por cualquier método, legal o no, quedarse definitivamente con las tierras sin pagar daños ni perjuicios por el tiempo que lleva privando a Cafayate de su patrimonio.

Aparentemente, la usurpación, con la complicidad de concejales que están a punto de irse del cargo, intentaría después de las elecciones y sin esperar a que asuman los nuevos concejales, surgidos de los comicios de este domingo, dibujar nuevamente un “convenio” que intentarán mostrar como conveniente para el pueblo.

El miércoles pasado, luego de la sesión del Concejo Deliberante, algunos ediles le habrían confirmado a un grupo de vecinos que reclaman por la recuperación de las tierras y que mostraron su preocupación por esta información, que efectivamente se trama dar tratamiento nuevamente al tema antes de que terminen los actuales mandatos y que fruto de una nueva “panquequeada” de algunos concejales, contarían con los votos necesarios para legitimar un despojo y una usurpación de más de 20 años.

Luego de más de un año de silencio y del fracaso escandaloso en el Concejo Deliberante cafayateño de imponer un documento lleno de falsedades, inexactitudes, datos erróneos y con términos leoninos nada beneficiosos para el pueblo de Cafayate, pero sí en un todo a favor de los intereses de la empresa usurpadora, ahora, desde sectores oficialistas del cuerpo deliberativo blanquearon que ya le sacaron el compromiso a algunos concejales radicales para tratar la ordenanza después de las elecciones del 22 de octubre. Ninguno de los ediles radicales hasta ahora desmintió esa información por lo que crecen las dudas sobre si el oficialismo municipal y los usurpadores, durante este año negociaron con diferentes sectores con poder que permitan obtener los votos necesarios y poder enajenar el último gran patrimonio municipal con que se cuenta.

La empresa usurpadora por su parte, durante este año, se abocó a la tarea de conseguir apoyo en sectores con decisiva influencia sobre la comunidad y el poder político, buscando allanar el camino y lograr los votos suficientes para consolidar el ilegal despojo antes de que asuman los nuevos concejales, lo que termina por constituir otra vergonzosa maniobra.

Si las cosas fueran claras y trasparentes se esperaría a que asuman los nuevos representantes del pueblo dueño de las 32 hectáreas para que con la fortaleza de la legitimidad del mandato popular se cubra también con un marco de moralidad las decisiones.

Lo novedoso de este nuevo ardid pergeñado en la más absoluta reserva es que se pretende concretarlo pocas horas después de que el pueblo de Cafayate haya elegido a sus nuevos representantes y a pocos días de que dejen sus bancas los actuales ediles, lo que, por lo menos, pone un marco de ilegitimidad a la maniobra pretendida. Los argumentos que se utilizarían son los trillados:

- “Lo hacemos pensando en lo mejor para el pueblo”

- “Hay que terminar con los conflictos”

- “Hay urgencia habitacional y una enorme necesidad de tierras”

Claro que ninguno de esos argumentos resiste análisis frente a la cruda realidad y hay tres respuestas para cada una de esos oscuros pretextos:

- ¿Lo mejor para el pueblo no sería que no le roben más y devuelvan inmediatamente las tierras?

- El conflicto se termina rápido si Pernod Ricard termina con la usurpación, devuelve lo que no le pertenece y las 32 hectáreas puedan ser utilizadas para el pueblo de Cafayate.

- Esa necesidad de tierras hace imperioso que se termine con un estado de ilegalidad y las tierras vuelvan inmediatamente a sus legítimos dueños, los cafayateños, para que se disponga de ellas en beneficio colectivo.

La nueva maniobra

Radiocafayate.com accedió a información exclusiva en la que consta que al menos una banca opositora del Concejo Deliberante votaría a favor de los usurpadores, en un nuevo giro vertiginoso de postura y en una enorme contradicción con lo que afirmaron en su momento a través de una carta abierta y del documento presentado, luego, en el Concejo Deliberante para rechazar el polémico papel llamado por la usurpación “convenio” y con el que se disculpaban del error de haberlo firmado “entre gallos y medianoche”.

Es bueno recordar que las oscuras maniobras de la empresa usurpadora para apoderarse como sea de las 32 hectáreas de Cafayate terminaron con denuncias penales contra funcionarios municipales, directivos de la empresa, los concejales en su totalidad y hasta el agrimensor pagado por la empresa para una escandalosa y vergonzosa tasación.

Entre las más notables triquiñuelas de los usurpadores se cuenta el de haber falsificado documentos públicos, de encargar una tasación de dudosos montos, de ocultar embargos en tierras que ofrecía a cambio de la propiedad municipal entre otras sospechas y sobre la que la justicia no se ha expedido aún.

Al parecer los usurpadores no descansan en su voraz apetencia por lo ajeno y vuelven a poner en tensión a la comunidad, generando incertidumbre y provocando nuevamente un escándalo que tuvo amplia repercusión provincial y nacional.

Ahora vuelven a la carga detrás de un papel espurio mal llamado “convenio” que oportunamente firmaron los actuales concejales, el intendente y la empresa usurpadora. Ese papel tenía una validez de dos meses desde septiembre de 2016 y planteaba enunciados falaces negando la historia cafayateña, la legítima propiedad de las tierras del pueblo de Cafayate y ofreciendo tierras de dudosa utilidad.

Esta vez y aparentemente con la venia de sectores de influencia a los que los usurpadores “lograron” convencer intentarían por cualquier método apoderarse de manera urgente y definitivamente de las tierras de los cafayateños sin esperar a que sean los nuevos representantes del pueblo los que decidan sobre la cuestión.

Fuente: RadioCafayate.com

Te puede interesar