Exitosa intervención del Estado salvó la vida de un bebé

2014 07 de agosto de 2014 Por
La tarea coordinada de varias instituciones estatales de Catamarca y Buenos Aires, pero sobre todo la capacidad de trabajo y la entrega de sus profesionales y equipos técnicos, permitió salvar la vida de un recién nacido –Emanuel- que sufría una severa cardiopatía congénita.

La tarea coordinada de varias instituciones estatales de Catamarca y Buenos Aires, pero sobre todo la capacidad de trabajo y la entrega de sus profesionales y equipos técnicos, permitió salvar la vida de un recién nacido –Emanuel- que sufría una severa cardiopatía congénita. El niño junto a su madre se recupera ahora en el parador ubicado en el predio del Hogar de Ancianos, mientras se construye una vivienda especialmente adaptada para sus necesidades.

La subsecretaría de Familia del ministerio de Desarrollo Social tomó intervención en marzo pasado, cuando desde la Maternidad Provincial la contactaron ante el caso de Carolina Caminos, quien tenía un embarazo de riesgo y no se realizaba los controles prenatales. A partir de allí se inició un acompañamiento permanente para asegurar que la gestación llegara a buen término, fundamentalmente porque Carolina se encontraba en situación de vulnerabilidad psicosocial.

El bebé nació el 14 de junio y un estudio detectó que tenía una anomalía en el retorno venoso pulmonar que obligaba a una intervención quirúrgica. Ante la urgencia de realizar la operación, los equipos de la cartera social, la Maternidad y el ministerio de Salud iniciaron las gestiones para que pueda ser atendido en el hospital Garrahan, de la Capital Federal.

La acción supuso la participación de la Dirección de Aeronáutica de la provincia, responsable del vuelo sanitario hacia Buenos Aires. Una trabajadora social de la dirección de Infancia y Adolescencia acompañó en todo momento a la madre y al pequeño, quien fue intervenido el jueves 24 de julio.

Emanuel superó sin inconvenientes la cirugía y, apenas dos días después, le empezaron a quitar las drogas que le administraban y los drenajes. El lunes siguiente le retiraron el respirador al cual había estado conectado desde que nació y, por primera vez, respiró por sí mismo.

La evolución de la salud del chico fue sorprendentemente rápida. Dado de alta del Garrahan, volvió a Catamarca en un vuelo que gestionó la Dirección Provincial de Medicina Social Integral (Dipromesi), que depende del ministerio de Salud. A nivel local se armó un equipo responsable del control ambulatorio, integrado por un pediatra de cabecera y una especialista del Hospital de Niños “Eva Perón”.

Como la situación habitacional de la familia era precaria, se decidió alojar al chico con su mamá en el parador, en donde recibe cuidados especiales del equipo de la cartera social. De hecho, se habilitó toda un ala solamente para él, de manera que se lo pueda higienizar y atender en un ambiente con el mínimo de contaminación. Paralelamente, se gestionó la construcción de una casa ante el Instituto Provincial de la Vivienda que ya inició.

La parte final de la intervención estatal pasará por la recuperación de la madre, una mujer oriunda de Córdoba que vive hace tres años en Catamarca. Para ello iniciará un tratamiento psiquiátrico que la rehabilite completamente para poder brindar todos los cuidados que precisa el niño. Carolina, además del recién nacido, tiene otro hijo de cinco años que está al cuidado de su abuela, y por estos días se encuentra en el parador junto a su mamá.

Te puede interesar