Lucía Corpacci y Dalmacio Mera, junto al Papa Francisco

2014 24 de abril Por
Su Santidad el Papa Francisco recibió ayer en horas de la mañana en El Vaticano a las máximas autoridades de Catamarca, en una histórica visita de profundo significado para la provincia, ya que además de presentarle saludos protocolares y pedirle bendiciones, formalizaron un pedido por la beatificación de Fray Mamerto Esquiú.
Su Santidad el Papa Francisco recibió ayer en horas de la mañana en El Vaticano a las máximas autoridades de Catamarca, en una histórica visita de profundo significado para la provincia, ya que además de presentarle saludos protocolares y pedirle bendiciones, formalizaron un pedido por la beatificación de Fray Mamerto Esquiú. Esta iniciativa, respaldada con más de 20.000 firmas, representa un renovado impulso para la causa del prócer catamarqueño, que se inició hace casi 90 años. El pedido fue acompañado por documentación y sendas cartas de la Comisión Pro Beatificación de Fray Mamerto Esquiú y la Comisión de El Suncho Filial 1, además de un cuadro con el paisaje del pueblito que vio nacer a nuestro prócer. La delegación oficial, encabezada por la Gobernadora Lucía Corpacci y el Vicegobernador Dalmacio Mera, coincidió en calificar el encuentro como “emocionante”. La jefa de Estado expresó desde Roma a través de su cuenta de twitter que “el encuentro con el Papa Francisco me emocionó muchísimo”, y agregó que “transmite una gran sensación de paz”. “Me conmovió profundamente poder hablar con él... Le pedí bendiciones para todos los catamarqueños”, agregó Lucía, que subió a la red social una imagen del momento previo a la audiencia. Dalmacio Mera, también a través de twitter, compartió una imagen de la audiencia general en la Plaza San Pedro, posterior al encuentro, y escribió: “Francisco ya tiene en su oración el cariño, el saludo y las peticiones de los catamarqueños”. En declaraciones radiales, manifestó luego su inmensa emoción por el encuentro con el Sumo Pontífice. “Me toca, inmerecidamente, intentar transmitir estos sentimientos al Santo Padre. Con Fe y Esperanza”, expresó el vicegobernador. Dalmacio Mera fue el portador de cientos de cartas de catamarqueños que transmitieron sus mensajes a Francisco. “Sueños, ilusiones, dolor, consuelo. Junto a miles y miles de firmas de quienes tenemos fe en que Esquiú, por su vida de virtuosismo será un día canonizado. Libros de grandes autores que supieron que nuestro fraile franciscano tuvo una vida extraordinaria para contar. La foto de El Suncho-La Paz con la carta que me hiciera llegar doña María Rosa Asson y la Comisión Pro Beatificación. Gente que juntó a muchos otros son permanente estandarte de esta causa justa que hace muchas décadas iniciaron hombres y mujeres de fe”, había escrito horas previas vía twitter el presidente del Senado. Minutos después de tan esperado encuentro comentó que además de su bendición, su Santidad fue receptor de un “saludo muy afectuoso y particular”, en un casi un “mano a mano”, del pueblo catamarqueño. “Fue una situación muy emocionante”, señaló el vicegobernador, quien insistió en la emoción que fue, en su caso, llevar las misivas “de muchos catamarqueños que no están bien, que están con angustia, que están con dolor, con sufrimiento, muchas cartas de agradecimiento, de salutación”, situación que dijo le significaba “una carga muy importante”, además de todo lo concerniente al trabajo de las comisiones pro beatificación al fraile catamarqueño y todo lo que “habían juntado para mostrar el cariño, la adhesión, la intención, la ilusión de que se beatifique a Fray Mamerto Esquiú”. “No era un simple saludo al Papa que ya en sí mismo, encierra un montón cuestiones fundamentalmente para quienes somos católicos. Había un grado de representación aún mayor. Realmente ha sido emocionante el saludo de su Santidad para todo el pueblo de Catamarca, el saludo de su Santidad para los enfermos, el pedido para que recemos por él”, dijo. Alegría de Francisco Mera transmitió además la “alegría” de Francisco cuando vio las imágenes de Fray Mamerto que llevó para que las bendiga y que serán colocadas acá, en nuestra provincia, en hospitales y lugares “donde la presencia de Dios es más necesaria y donde hay que gente más dolida, mas y desvalida”. También comentó el sentimiento que le generó “la presencia de nuestro santo franciscano en el altar mayor de la plaza de San Pedro”, a través de estas ilustraciones. “Fue un instante de profunda emoción, de transmisión de deseo de paz en la mirada de su Santidad, junto a la Gobernadora y el presidente de la Cámara de Diputados. Fue un momento muy especial y quiero transmitir a cada uno de los catamarqueños el cariño de su Santidad cuando le hablamos de Catamarca y las cosas nuestras”. “Son muchas cosas que se cruzan por la cabeza. Y es un momento que ayer yo decía en Twitter que inmerecidamente seguramente estoy, y debieran estar tantos otros que muchos años y toda la vida siguen su devoción a Fray Mamerto y he intentado, hemos intentado, ser lo más fieles posibles en la transmisión de todas estas sensaciones muchas veces encontradas, ser lo más fiel posible, que mis palabras y mi piel no fueran las mías sino las de todos aquellos que pudieron contactarse conmigo o yo con ellos y las que uno también tiene su propia sensibilidad y sabe que por ahí no son buenos momentos”, dijo emocionado el vicegobernador. “Creo que ha sido un día lindo, un día que la historia dirá si fue un día importante en términos institucionales pero para aquellos que profesamos la Fe católica. Hoy el Papa ha escuchado en sus oídos que los catamarqueños lo quieren, pidió que los catamarqueños recen por él, que los catamarqueños están orgullosos de que Francisco esté ejerciendo el papado que está ejerciendo y eso creo que en términos de la comunidad católica y de la sociedad catamarqueña es un dato lindo, que reconforta saber que hoy Francisco seguramente en sus oraciones va a tener muchos de los pedidos que transmitimos, muchas de las cartas que llevamos y eso a uno lo reconforta, el haber sido intermediario de esas peticiones”, indicó. . Obsequios catamarqueños Francisco recibió a Lucía Corpacci, Dalmacio Mera y el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Moreno, momentos antes de ofrecer la audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro, encuentro que reúne a fieles de todo el mundo, con un mensaje que transmite el propio Pontífice en una gran diversidad de idiomas. La ceremonia se siguió en vivo a través del Centro Televisivo Vaticano, emisora que transmitió en directo a todo el mundo a través de internet, y donde pudo observarse a la delegación catamarqueña, que se encontraba frente al lateral derecho del escenario desde el cual Francisco se dirigió a la multitud, luego de recorrer la plaza en su móvil. Las autoridades catamarqueñas tuvieron oportunidad de verlo antes de la actividad pública, y le llevaron Papa numerosos obsequios representativos de la cultura, el arte y la fe del pueblo ambateño. La Gobernadora le entregó un rosario de plata y rodocrosita, una pieza de orfebrería que representa el corazón de Esquiú en los mismos materiales, y un ejemplar del libro “Catamarca, un pueblo de fe”, que el Gobierno editó en 2012. El Vicegobernador le regaló un tapiz realizado en la Fábrica de Alfombras con la imagen del escudo y el lema del Papa, imágenes de la Virgen del Valle y un CD llamado “Reconciliación” con temas en honor a Su Santidad y a Fray Mamerto Esquiú. Ambos acercaron también cartas escritas por vecinos catamarqueños y alumnos de escuelas de distintos puntos de la provincia. El Papa argentino El argentino Jorge Bergoglio fue elegido como el 266° Papa de la Iglesia Católica el 13 de marzo de 2013, luego de la renuncia del alemán Joseph Ratzinger, el anterior pontífice, quien había adoptado el nombre de Benedicto XVI. Bergoglio, nacido en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, eligió para su papado el nombre de Francisco, con el cual asumió la conducción ecuménica de la Iglesia. El Papa tiene otros títulos, como Santo Padre, Sumo Pontífice, Vicario de Cristo, Obispo de Roma, Sucesor de Pedro y Siervo de los siervos de Dios. Cada título ha sido agregado por diversos acontecimientos históricos. Desde 1929, el Papa también ostenta el título de Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano. Su título completo, raramente usado, es “Su santidad el Papa Francisco, obispo de Roma, vicario de Cristo, sucesor del príncipe de los Apóstoles, sumo pontífice de la Iglesia Universal, primado de Italia, arzobispo y metropolitano de la provincia romana, soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, siervo de los siervos de Dios”. Francisco es el primer Papa argentino y latinoamericano de la historia, es el único de todos los Obispos de Roma oriundo del continente americano, el único originario del Hemisferio Sur y el único proveniente de la orden Jesuita. Consagrado Papa a los 76 años y 86 días, es el noveno Pontífice de mayor edad al momento de su elección. Desde el Siglo VIII que la Iglesia no tenía un Papa nacido fuera de Europa. Con 406 días como Papa (2 años y 41 días), Francisco ha superado ya a medio centenar de pontífices en cuanto a la extensión de su papado (42 ejercieron el pontificado menos de un año). Francisco fue ordenado sacerdote en 1969. De 1973 a 1979 se desempeñó como superior provincial de los jesuitas en Argentina. Desde 1980 hasta 1986 fue rector del Colegio Máximo y de la Facultad de Filosofía y Teología de San Miguel. Luego de un breve paso por Alemania y por Buenos Aires, vivió seis años en Córdoba. El 20 de mayo de 1992 Juan Pablo II designó a Bergoglio obispo titular de la Diócesis de Oca y uno de los cuatro obispos auxiliares de la Arquidiócesis de Buenos Aires. Luego de desempeñarse como vicario general de Quarracino, el 3 de junio de 1997 fue designado arzobispo coadjutor de Buenos Aires con derecho a sucesión, por lo que ocupó el cargo de su mentor en el episcopado tras su muerte, el 28 de febrero de 1998. El Papa Juan Pablo II nombró a Bergoglio cardenal presbítero de San Roberto Belarmino el 21 de febrero de 2001. Bergoglio fue presidente de la Conferencia Episcopal Argentina durante dos períodos consecutivos, desde noviembre de 2005 hasta noviembre de 2011 Francisco habla cinco idiomas y como hecho llamativo se destaca que no aceptó vivir en la residencia papal que utilizaron sus antecesores durante más de un siglo. A cambio de ello, eligió permanecer en la casa de huéspedes de El Vaticano. Es considerada una de las personas más influyentes en el mundo, y está entre los candidatos a recibir el próximo Premio Nobel de la Paz. Francisco. El 14 de marzo de 2013, un día después de ser elegido, celebró su primera misa como pontífice en la Capilla Sixtina. La misa de inauguración del pontificado del Papa Francisco tuvo lugar el 19 de marzo de 2013, festividad de san José. A la ceremonia acudieron delegaciones oficiales provenientes de 132 países del mundo; y líderes de otras confesiones religiosas. Entre los representantes de otras denominaciones cristianas que acudieron a dicha ceremonia se encontraba el patriarca de Constantinopla Bartolomé I, un hecho insólito que no ocurría desde el Cisma de Oriente, hace casi mil años. El primer viaje apostólico del Papa Francisco fuera de Roma, pero dentro de Italia, fue su visita a Lampedusa, el día 8 de julio de 2013. Su primer viaje fuera de Italia (y único hasta el momento) fue a Río de Janeiro, (Brasil), en ocasión de las XXVIII Jornadas Mundiales de la Juventud, entre los días 22 y 29 de julio de 2013. Allí reunió a más de tres millones de personas. Se anunció que el Papa viajará a Tierra Santa el mes que viene, conmemorando el 50 aniversario de la visita de Pablo VI al mismo lugar. Francisco tiene previsto regresar a la Argentina en 2016 para presidir el Congreso Eucarístico Nacional que se realizará en la provincia de Tucumán. "Jesús está vivo, ya no muere más, y actúa en la Iglesia y el mundo" "¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?". La frase del Evangelio de Lucas fue repetida esta mañana, una y otra vez, por el Papa Francisco, y por la multitud que se congregaba, pese a la lluvia, y que felicitó a Jorge Bergoglio por su onomástico (hoy es el Día de San Jorge). "¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?", dijo el ángel a las mujeres, y volvió a comentarlo Francisco en esta mañana lluviosa de Roma. El mal tiempo no fue escollo para que miles de peregrinos, muchos niños entre ellos, se acercaran a la plaza de San Pedro para acompañar a Francisco en su tradicional audiencia general que, además, coincidía con su santo. Jorge Mario Bergoglio recogió el afecto de la multitud, en una audiencia que cada vez dura más, y que cada vez tiene más asistentes. "Esta semana es la semana de la gloria. Celebramos la resurrección. Una alegría verdadera y profunda, basada en que Jesús ya no muere más, en que está vivo y actúa en la Iglesia y el mundo", señaló Bergoglio. Y sin embargo, "¿por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?". "Estas palabras son como la piedra miliar en la historia, un ejemplo. Si no nos abrimos a la buena noticia, si pensamos que sería menos fastidioso un Jesús muerto que un Jesús vivo, estaremos invadidos por la vanidad mundana, el dinero, los deseos..." "¿Por qué buscamos entre los muertos al que está vivo? ¿Por qué miráis ahí, si eso no nos dará vida?", proclamó Francisco. "Nos podrá dar la alegría de un día, de una semana, de un mes... ¿y después?". El Papa, que pidió hasta en dos ocasiones que los fieles repitieran una y otra vez la frase, ahora y después, en casa porque "nos hará mucho bien", aunque reconoció que "no es fácil estar abierto a Jesús, no es fácil aceptar su presencia hoy". "Cada uno sigue un camino diferente para encontrar al mismo Señor", advirtió el Papa. "Y yo ¿qué ruta sigo para encontrar al Cristo vivo? Él siempre estará cerca para dejarse encontrar". "Jesús no está en el sepulcro: ha resucitado. Es el viviente. Siempre renueva su cuerpo que es la Iglesia y va caminando a lo largo de los siglos. La tumba de Jesús es la tumba de la Iglesia; el sepulcro de la verdad y de la justicia". "¿Por qué tú, que te sientes solo, abandonado de los amigos, hasta de Dios, por qué buscas entre los muertos al que está vivo, tú que has perdido la esperanza, tú que aspiras a la belleza a la perfección, a la justicia a la paz?", se preguntó el Pontífice. "Él está vivo, está con nosotros, no vayamos a otros sepulcros que nos prometen certezas y no nos dan más que tristeza. Él está vivo", sostuvo el Papa.

Te puede interesar