Con una fiesta multicultural se despidió la 10° Feria del Libro

2013 21 de octubre Por
La Feria del Libro del Libro llegó a su fin, después de 6 días de intensas actividades para todos los gustos. Con un muy buen marco de público, la noche del domingo cerró sus puertas esta décima edición que, como las nueve anteriores, se convirtió en un punto de encuentro entre lectores, escritores y, por supuesto, los libros.

La Feria del Libro del  Libro llegó a su fin, después de 6 días de intensas actividades para todos los gustos. Con un muy buen marco de público, la noche del domingo cerró sus puertas esta décima edición que, como las nueve anteriores, se convirtió en un punto de encuentro entre lectores, escritores y, por supuesto, los libros.

Esta edición especial de la Feria se despide con la emoción de haber cumplido 10 años, que no solo representan 10 años de magia y encuentro, sino 10 años de amistad, de espacios culturales abiertos al público, de artistas y poetas emocionados por contar nuevas historias y nuevos relatos, de miradas expectantes, de niños, jóvenes y adultos que volvieron a encenderse con la emoción de un libro abierto.

Muchos espectáculos y presentaciones se sucedieron a lo largo de esta edición. Estuvieron presentes y en contacto con los lectores catamarqueños  figuras destacadas como Hernán Brienza, María Teresa Andruetto, Gabriela Margall, Ángela Pradelli, Maxi Montenegro, Fernando Ríos Kisnner, Sergio Schmucler, Jorge Paolantonio, Leonardo Martínez y Daniel Tognetti; escritores de todas las provincias del NOA, e importantes personalidades de nuestra cultura que se dieron cita, como lo hacen año a año, para compartir sus nuevos libros, sus últimos proyectos y las actividades culturales a las que dedican su esfuerzo todo el año.

Y el encuentro con los autores no hubiera sido posible si el público no hubiera dicho presente, como lo hizo, en cada una de las jornadas. A diez años de sus inicios, la Feria ya se instaló como uno de los eventos más importantes del calendario cultural. Prueba de ello son las miles de personas, especialmente jóvenes y niños, que la recorrieron, que volvieron a sus casas con nuevos libros para leer, que disfrutaron de los espectáculos artísticos y participaron de los talleres y las distintas propuestas preparadas desde la Secretaría de Cultura para que la feria fuera una verdadera fiesta de la cultura.

La secretaria de Cultura, Patricia Saseta celebró la participación de la gente en la feria y agradeció a las instituciones públicas y privadas que colaboraron con su realización, como la Municipalidad de la Capital, la Vicegobernación y el Ministerio de Educación.

 

Domingo de despedida

La feria se despidió este domingo con mucha gente y un abanico de propuestas bien diversas. En el espacio del café literario, el grupo Cármina presentó un recital poético musical, que contó con el apoyo del público y sus renovados aplausos a cada una de las interpretaciones. Las miradas estuvieron centradas en la intervención del artista plástico Javier Herrera, quien pintó un cuadro durante el recital, acompañado por la música. La pintura, que representa un paisaje de Catamarca, fue donado a la Dirección de Bibliotecas y Archivo en agradecimiento por la invitación.

En otro de los auditorios, Jorge Paolantonio presentó “Libro de Elena”, una obra poética de Leonor Mauvecín. En ese mismo auditorio, gran interés concitó la charla del periodista Daniel Tognetti, quien luego recorrió la feria que, por esa hora, contaba con una importante concurrencia.

El rincón infantil fue el centro de interés de los más chicos, que disfrutaron de una tarde de cuentos y dibujos.

También el espacio donde se había montado la muestra Pupo, que reunía pinturas, fotografías, esculturas, objetos e instalaciones realizadas por jóvenes artistas, tuvo gran concurrencia la noche del domingo, puesto que para dar cierre a la muestra, se concretó la presentación de Las Hijas de Israel, banda compuesta por músicos locales que realizaron una novedosa intervención sonora y visual.

Te puede interesar