Margarita descansa en su Santa María

2013 04/11/2013 Por
En una jornada histórica para Santa María, la cultura y el folclore provincial, se rindieron homenajes a la artista Margarita Palacios. Autoridades provinciales, legislativas, municipales y una importante cantidad de público acompañó las celebraciones, aplaudió la llegada de los restos de la célebre cantante y compositora Margarita Palacio quien a 30 años de su muerte, finalmente descansa en su ciudad natal.
En una jornada histórica para Santa María, la cultura y el folclore provincial, se rindieron homenajes a la artista Margarita Palacios. Autoridades provinciales, legislativas, municipales y una importante cantidad de público acompañó las celebraciones, aplaudió la llegada de los restos de la célebre cantante y compositora Margarita Palacio quien a 30 años de su muerte, finalmente descansa en su ciudad natal. En una jornada cargada de emociones, los santamarianos fueros testigos de la repatriación de su artista más célebre. El merecido homenaje a Margarita comenzó a las 18, en coincidencia con la celebración del Día de los fieles difuntos, donde todos los presentes dieron la bienvenida a los restos de la trovadora en el cementerio municipal. Allí se preparó especialmente una ceremonia religiosa, donde las cenizas de la artista, traídas especialmente desde Buenos Aires por sus hijos Ángel “Kelo” y Eudoro Palacios, fueron colocadas en el altar donde se celebró una Misa en Acción de gracias. Nadie quiso quedarse afuera de los homenajes, e iniciada las celebraciones el cura párroco Juan Antonio Gil Zolórzano, dedicó unas palabras en su sermón: “Margarita fue una mujer fuerte y de gran fe, ella es una artista que llevó su nombre por toda Argentina y el mundo, convirtiéndose en una cantante y compositora catamarqueña que cantó a su tierra y promocionó la gastronomía popular de Catamarca. Margarita vivía para los demás, era fruto y talento que se multiplicó a la familia y toda la comunidad”. Minutos después, terminada la celebración religiosa, las cenizas de Margarita escoltadas por una guardia de bailarines, y acompañados por una multitud fueron llevadas hasta el mausoleo familiar, para convertirse en la última morada de la coplera. Así cantando coplas y vidalas, que hicieron emocionar a todos, los restos de Margarita Palacios fueron depositados en su nueva morada, donde se realizó una emotiva despedida familiar y el descubrimiento de placas en su honor. Luego, los actos se trasladaron a plaza General Manuel Belgrano, donde artistas locales realizaron homenajes y festejaron el arribo de uno de los máximos referentes de la cultura provincial y argentina.

Te puede interesar