Niño catamarqueño fue operado con éxito de una cardiopatía congénita

2014 15/02/2014
Se trata del niño Nicolás Ignes, oriundo de Andalgalá. “Nicolás va a cumplir 4 años en abril y está haciendo una vida completamente normal: corre, juega a la pelota y le gusta mucho la música”, asegura desde “La Perla del Oeste”, Nicolás Oscar Ignes, papá del chico que en 2010 fue trasladado de urgencia desde su tierra natal a la Ciudad de Buenos Aires, donde fue operado con éxito de una cardiopatía congénita cuando todavía no había cumplido dos meses de vida. La intervención se llevó a cabo en mayo en el Hospital de Pediatría “Juan Garrahan” y a comienzos de junio el bebé ya había sido dado de alta.
Se trata del niño Nicolás Ignes, oriundo de Andalgalá. “Nicolás va a cumplir 4 años en abril y está haciendo una vida completamente normal: corre, juega a la pelota y le gusta mucho la música”, asegura desde “La Perla del Oeste”, Nicolás Oscar Ignes, papá del chico que en 2010 fue trasladado de urgencia desde su tierra natal a la Ciudad de Buenos Aires, donde fue operado con éxito de una cardiopatía congénita cuando todavía no había cumplido dos meses de vida. La intervención se llevó a cabo en mayo en el Hospital de Pediatría “Juan Garrahan” y a comienzos de junio el bebé ya había sido dado de alta. Luego de recordar que “cuando era recién nacido y se ponía a llorar, a mi hijo se lo veía morado y hasta azul”, Ignes asegura que “hoy eso es solo un mal recuerdo y estamos contentos porque lo vemos crecer feliz” y dice que Nicolás debe concurrir “dos o tres veces al año a hacerse controles y seguimiento con un cardiólogo” en el Hospital de Niños “Eva Perón”. “Los médicos me habían dicho que podía tener algún problema y por ahora el único inconveniente que tiene es que le cuesta pronunciar algunas palabras, pero este año va a empezar a ir a la escuela y ahí lo van a estimular”, se entusiasma. Programa nacional Cabe mencionar que la intervención fue a través del Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas, una iniciativa del Ministerio de Salud de la Nación que se ejecuta a través de una red de 17 hospitales públicos ubicados en diferentes regiones, lo que evita los traslados y el desarraigo. Casi 6.000 niños y adolescentes sin cobertura social fueron operados gratuitamente de cardiopatías congénitas entre 2010 y el año pasado en diecisiete hospitales públicos de distintas regiones del país, lo que permitió reducir el 84% la lista de espera para ese tipo de intervenciones y generó un aumento del 51% en el número de chicos con malformaciones congénitas del corazón diagnosticados en forma oportuna, que de este modo accedieron a estudios diagnósticos, traslados y cirugías con el propósito de salvarles la vida. Los datos se desprenden de un informe de gestión del Programa SUMAR, una iniciativa del Ministerio de Salud de la Nación que brinda cobertura sanitaria a niños y adolescentes hasta los 19 años y a mujeres hasta los 64 años. Se estima que en Argentina nacen cada año más de 5.000 niños con alguna cardiopatía congénita y que 70 de cada 100 casos requieren operación. Aproximadamente el 46% de estos chicos no tienen cobertura social. A través del Programa SUMAR (la ampliación del Plan Nacer), en abril de 2010 el Ministerio de Salud de la Nación comenzó a financiar todas las cirugías, estudios diagnósticos y traslados de niños menores de 6 años con malformaciones congénitas del corazón que requieren una cirugía de alta complejidad, operatoria que el año pasado se amplió a los adolescentes de 19 años de edad que requirieron esas prácticas. Desde la puesta en marcha de esta iniciativa, fueron operados 5.851 chicos y adolescentes. Prevención, síntomas y tratamiento Las cardiopatías congénitas son problemas en la estructura y funcionamiento del corazón debido a un desarrollo anormal del mismo antes de nacer. Congénito se refiere a algo que ya está presente al momento de nacer. Se trata de la anomalía congénita más común y la primera causa de muerte en el primer año de vida. Muchos de los defectos producidos necesitan de un seguimiento cuidadoso a lo largo de la vida, algunos se curan y otros necesitan de un tratamiento. La mayoría de las cardiopatías congénitas se presentan como un defecto aislado sin asociación con otras enfermedades. También pueden ser parte de diversos síndromes genéticos y cromosómicos (como el síndrome de Down). Si bien para la mayoría de los defectos congénitos no se puede identificar una causa conocida, se sabe que el consumo de alcohol y de ciertas sustancias químicas durante el embarazo, como así también ciertas infecciones como la rubéola, pueden contribuir a su desarrollo. Los síntomas dependen de la afección específica de que se trate. Aunque las cardiopatías congénitas están presentes al momento de nacer, pueden no ser visibles inmediatamente ni causar problemas durante años. El tratamiento adecuado depende de qué tipo de cardiopatía se trate. Algunas se tratan solo con medicamentos mientras que otras requieren de cirugías. En cuanto a la prevención, es muy importante durante el embarazo: evitar el consumo de alcohol y drogas, no ingerir ningún medicamento que no esté indicado por el médico, realizarse un examen de sangre para detectar la inmunidad contra la rubéola, controlar el nivel de azúcar en sangre especialmente en las embarazadas con diabetes y realizarse las ecografías periódicas para detectar cualquier problema.

Te puede interesar