El arte del manejo de las manos

2014 17/01/2014
Por estos días, y como todos los veranos, en la plaza central Gral. Manuel Belgrano las ofertas de ventas de productos artesanales son muchas. Desde un tejido de lana puramente santamariana, hasta trabajos de madera de cardón, son los atractivos que los visitantes pueden apreciar en los diferentes stands.

Por estos días, y como todos los veranos, en la plaza central Gral. Manuel Belgrano las ofertas de ventas de productos artesanales son muchas. Desde un tejido de lana puramente santamariana, hasta trabajos de madera de cardón, son los atractivos que los visitantes pueden apreciar en los diferentes stands.

Pero cada uno que pasa y observa sin mirar bien, seguramente se detendrá a preguntar el precio, cómo lo hizo, de dónde obtiene el material para construir tan hermosos trabajos.  Pero ya un cartel grande la identifica “PIEDRA RASA DEL INCA” y como aclarando más aún, se inscribe “RODOCROSITA”, de eso trata.

Son dos mujeres las que lo atienden, con sus sonrizas amable, no fingida, invitándome a llegarme. Me acerco y pregunto si puedo hacerles unas consultas. No dudan en responder que sí, que para eso están y no tienen problema en contarme detalles.

Beatriz Montenegro es madre y esposa a la vez, trabajadora incansable que lleva en su sangre el tiempo necesario para darle forma cualquier figura de esa piedra bruta. La miro a los ojos y veo rojizas alianzas, colorientos “aritos” e interminables collares y relojes que ella misma ofrece allí en ese dos por dos que le concedieron. Orgullosa de su trabajo me dice que es una tradición familiar lo que ella hace, pero que se llevan por normas de trabajos que de a poco (quizás por la necesidad) se fueron estableciendo.

Su hija, apenas pasó los 20 años, es la que diseña algún objeto, para que su esposo trabaje con las máquinas de cortar piedra, el momento más delicado por la fragilidad que este material presenta. “No es soplar y hacer botella” frase que se me viene a la cabeza con tanta frecuencia. Primero hay que buscar la piedra, que se consigue en las “Minas Capillitas” en el departamento de Andalgalá. “No siempre te dan lo que buscas” porque las selectivas son para la producción de manera industrial, masiva, y el valor se paga en dólares. Levanta un par de aros y me muestra la precisión, tanto en su detalle final como en la combinación de colores y formas naturales y me dice “esto es un trabajo de… hormiga. No es fácil encontrar las mismas piezas por eso el precio es alto”. Ella es la encargada de dar la pincelada final, puliendo a cada uno de los objetos, sacando el brillo necesario para que el que la mire se quede inmóvil por unos instantes.

Contenta por su arte, se engrandece cuando le pregunto si ella sabía que sus trabajos llegaron a manos de figuras importantes, como el ex presidente NestorKirsner y la actual mandataría. Me confiesa que se siente feliz de que ellos posean productos de sus manos. Recordé que en una oportunidad leí en un diario, muy conocido a nivel nacional, que en el mango del bastión presidencial estaba incrustada una ROSA DEL INCA y sus gestos me convencieron que ella, su marido, su hija, fueron los que confeccionaron aquella parte. Pero al momento me confirma que sus logros hoy andan no solo por todo el país, sino que cruzaron el ancho mar para estar “paseando” por el viejo continente europeo.

Todo lleva su tiempo, como los trabajos que me pone en mi mano, porque esos fueron tallados con tres meses de anticipación, allá, en Catamarca Capital donde tiene su taller. Y es el tiempo los que los trae por acá, porque son parte de Santa María, son parte de nuestro arte que se construyen con las manos; hoy y como hace 10 años cuando llegaron por primera vez por nuestro valle.

Te puede interesar