La dueña de las mejores empanadas

2014 31/01/2014 Por
Es el 30 de enero de 2014. Remarco este día porque pasaron tantos desde el momento en que Isabel Pachado recibía el diploma de la mejor empanada sanjoseña. Quizás será porque era joven que no se acuerda el año, pero vacila que fue en 1998/9, se lamenta no llevar el comprobante encima para mostrarlo.
[caption id="attachment_10811" align="aligncenter" width="400"] Isabel Pachado[/caption]

Es el 30 de enero de 2014. Remarco este día porque pasaron tantos desde el momento en que Isabel Pachado recibía el diploma de la mejor empanada sanjoseña. Quizás será porque era joven que no se acuerda el año, pero vacila que fue en 1998/9, se lamenta no llevar el comprobante encima para mostrarlo.

Ella está convencida de que la empanada catamarqueña regional no debería llevar otra compostura como el morrón, la aceituna. La preparación de Isabel puede ser de carne, mondongo, matambre. Cuando se corocó campeona, lo hizo con matambre, papa y cebolla. Sonríe cuando le pido que me confiese el secreto del sabor ganador y solo  confiesa que su especialidad es el horno de barro. Fritas, solo cuando así le piden.

Se dedica a eso, en todas las especialidades gustos y sabores, porque para ella ser empanadera es la mejor profesión. Tarea que la distribuye entre San José y Santa María.

No quiere confesar ni especificar algún ingrediente secreto, pero si confiesa que es un don de familia. Su prima vive en Famaillá, Tucumán, y es la campeona Nacional de la empanada.

“Son las mejores...” comenta. Sus gestos, su mirada y sus declaraciones declaran que esto es así. Además cuenta que aprendió de su madre, de su abuela, mujeres que conocen la cocina y saben del arte culinario. Porque ella misma enseñó, sin darse cuenta, a sus dos hijas y seguramente a los tres nietos que se entrometen mientras ellas las preparan.

“Siempre he hecho por pedidos, para eventos, casamientos de muchas partes”... Pero levanta la mirada cuando recuerda que sus empanadas llegaron a Comodoro Rivadavia, al sur del país, tan al sur como San José o más allá también quizás. Recorrió todos los festivales del valle, pero no se animó a salir de su lugar de origen.

Los cierto es que si vamos a San José Banda y decimos “La campeona de la Empanada”, sabrán como hacernos llegar, sin decir su nombre o apellido, porque la identificación con algo hace a la esencia de alguien.

Te puede interesar